La Historia de Siempre


Siempre es la misma historia, levantarse temprano, ducharse, desayunar, salir corriendo y llegar al autobús/metro por los pelos…

Casi hemos perdido la poca humanidad que nos queda y nos hemos convertido en máquinas. Para nosotros la vida no es un camino en el que tomar cualquier vereda, curiosear, pararse a descansar o correr un poco. La vida del Ser Hurbano es una autopista, generalmente de peaje, que sólo sirve para enlazar el hoy con el pasadomañana en el que cobraremos un sueldo un 15% mayor.

Sin embargo hay veces en las que la realidad se cuela por un instante en nuestras burbujas. La imagen del mar engullendo una ciudad entera oprimiéndonos el corazón o la rabia que sentimos al ver cada día más cerca de la victoria al coronel libio que se compara con Franco.

La realidad entra y nos oxigena, por unos segundos, nos saca de la miseria que nos envuelve y nos tira un jarro de agua helada a la cara. Y aunque duela, es la vida, que por momentos se atreve a invadirnos y a hacerle frente a la muerte cerebral del día a día.

Los transportes urbanos son muchas veces el lugar donde más nos golpea la realidad. Tantas vidas distintas, unidas en un único lugar del espacio y del tiempo entre todos los posibles, a punto de volver a separarse para perderse en las entrañas de la ciudad.

El autobús y el metro son un refugio para los soñadores, para los que creemos en la Humanidad, en otro mundo posible. Son un lugar al que escapar, en el que pareciera que la vida, sin quererlo, se acompasa al ritmo del mundo.

¿Quién no se ha cruzado en ellos con gentes que creía desaparecidas? ¿Quién no se ha enamorado de la chica del asiento de atrás? ¿Quién no ha imaginado mil vidas posibles en los rostros que se observan tímidamente esperando su parada?

¿Quién no ha entrado sin querer en la conversación del asiento de enfrente?

Hay viajes que son mágicos, aunque sólo duren unos minutos. Viajes en los que la vida te asalta para colarte en los ojos y en las historias de tus compañeros de travesía.

Va aquí uno de ellos:

Si os ha gustado aquí tenéis también un making off del corto, vale la pena verlo.

Miquel

7 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

7 Respuestas a “La Historia de Siempre

  1. Gran corto, grandes actores y una historia que cuenta muchas cosas. Hay que ver las caras de los que van en el autobús y analizarlas. Caras de sorpresa, de rechazo, de interés creciente, de comprensión, de empatía con el protagonista, pero cuando pide dinero para subsistir, otra vez caras de rechazo y de verguenza ajena. Por otro lado, valoro del corto que saquen a la luz la curiosidad que nos invade por las vidas ajenas. La rutina de nuestras vidas hace que cualquier suceso ajeno nos sirva para evadirnos un poco. Las televisiones lo han aprendido muy bien.
    Espero que las personas que comenten amplíen mi punto de vista.
    Bravo Miquel. Un abrazo. Lola

    • He leído por ahí que el director, José Luís Montesinos, entre “la panzá” de premios que ha recibido por el corto, su favorito es uno que le dieron aquí, en mi tierra, en Almería. Un premio a la mejor interpretación secundaria para todos los viajeros del autobús.

      Ciertamente es fantástico, a mí también me impresiona la cantidad de sentimientos que es capaz de captar la cámara en unas pocas caras y en unos pocos minutos.
      Un abrazo Lola, y gracias.

  2. Vi este vídeo hace un par de semanas y esta noche lo volveré a ver con mi hija pequeña. Hemos sustituido el cuento nocturno por el visionado de un corto. Le encantan. y éste seguro que también le maravillará porque es una pasada. La pena es que sepamos que todo está preparado, que es todo ficción que imita magníficamente a la realidad. El protagonista es un actor que encarna a un actor y los viajeros del autobús son actores que son seleccionados por su expresividad y que son maquillados hasta el último detalle. No sé qué pasaría si en un autobús real y sin previo aviso sucediera algo como lo que aquí se propone. Casi me dan ganas de subirme un día y hacerlo en un bus urbano. Pero tengo la impresión de que nunca podría la realidad superar a la ficción que representa a la realidad. Teatro dentro del teatro al más puro estilo shakesperiano. Un hermoso ejercicio para actores que me cautivó cuando lo vi. ¡Cómo me hubiera gustado estar en ese autobús!

  3. Hay otro vídeo muy difundido que se llama Bodhissatva in metro. También sucede en un transporte público y en ambos entra un personaje especial que transforma en alguna medida a los viajeros. Mi desilusión viene por mi ingenua creencia en que los viajeros son reales y no actores, pero tu making off me muestra todo lo que hay detrás de una improvisada situación como ésta. Cada viajero es seleccionado por su expresividad y su capacidad de sugerir. Nada es casual. El efecto que nos produce está milimetrado. El arte es el grado superior de la realidad. Un magnífico corto, sí señor.

  4. Confieso que me ha dejado totalmente descolocada, no esperaba que me iba a emocionar tanto. Al principio es una historia como muy normal, alguien hablando por el móvil de su vida privada sin ningún pudor, mientras las demás personas son meros espectadores de la historia con la que no tienen ninguna relación, quizá únicamente comparar sus vivencias con las del personaje. Pero de repente la historia da un giro de 180º totalmente inesperado y los espectadores dejan de serlo para convertirse en personas que forman parte de la la vida real del actory que además, lo que parecía una historia con final feliz se ha convertido en una tragedia en la que ellos están involucrados, ya no sólo escuchan, sino que están y eso ya no es tan “interesante”. Hay que tomar decisiones y situarse en su lugar en la verdadera historia. Un compromiso al que responden con incredulidad y desconfianza, un comportamiento muy humano.
    Muy, muy bueno! Con vuestro permiso, creo que me lo llevaré a mi espacio.
    Un abrazo

  5. Me lo creí todo. Las actuaciones son magníficas, el monólogo conmovedor. La fotografía excelente. Cuando hacemos uso del transporte público no tenemos idea de quiénes son nuestros compañeros de viaje y mucho menos de la historia que traen a cuestas. Cada vez más somos testigos, sin embargo, de conversaciones que van de lo trivial a situaciones que por lo menos nos hacen pensar en los demás y repensar cómo las enfrentamos nosotros. Un actor que busca no el aplauso sino algo de dinero puede ser tomado como el gran farsante, el que casi nos hizo llorar por nada, sin que nos demos tiempo para pensar en la medida desesperada que seguramente implica que la gente recurra a estos actos públicos sin marquesina ni programa de mano. En fin, la empatía se vuelve insensibilidad ante la real tragedia de los otros. Como Joselu, pienso que sería interesante experimentar esto en la vida real.
    Gran selección de corto y muy buenos comentarios de todos.
    Un saludo.

  6. Muy bueno, he tenido que contener las lágrimas por un momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s